Cómo limpiar zapatos de lino: los mejores consejos

Con la llegada de la primavera y el verano, el calzado de lino se convierte en un imprescindible en el armario de nuestros pequeños. Su comodidad, frescura y estilo hacen de los zapatos de lino la opción perfecta para los días más cálidos. Sin embargo, mantener estos zapatos limpios y en buen estado es crucial, especialmente los de colores claros como el blanco, que son muy queridos por su capacidad para combinar con cualquier outfit. En este post, te contaremos cómo limpiar zapatos de lino, para que tus hijos siempre los luzcan con una apariencia impecable. ¡Vamos allá!

Cómo limpiar zapatos de lino de tus hijos: sigue estos consejos

Limpiar calzado de lino

Para limpiar los zapatos de lino, es importante seguir una serie de pasos si quieres que el resultado sea perfecto. Aquí te damos algún truco casero que te ayudará en el proceso:

1. Preparación

Antes de sumergirnos en el proceso de limpieza, es fundamental preparar los zapatos correctamente. Empieza por sacudir cualquier resto de suciedad con un trapo seco o un cepillo de cerdas suaves. Esto es especialmente importante para evitar que la suciedad se adhiera más al tejido durante la limpieza. Además, no olvides quitar los cordones; esto no solo facilitará la limpieza, sino que también te permitirá llegar a todos los rincones y asegurarte de que tus zapatos queden perfectos. Recuerda que meter este tipo de zapatos en la lavadora no es recomendable porque el lino podría deteriorarse.

2. Limpieza básica

Una vez preparados, es hora de empezar con la limpieza básica. Para ello, crea una solución ligera mezclando agua con un poco de jabón neutro o una pastilla de jabón puro diluida. Humedece ligeramente una esponja o un cepillo suave en esta mezcla y limpia los zapatos con movimientos circulares. Es crucial hacerlo con delicadeza para no saturar el material, ya que el exceso de agua puede dañar el lino.

3. Eliminación de manchas

Si te encuentras con manchas específicas, trata estas áreas aplicando directamente la mezcla de agua fría y jabón neutro. Utiliza un trapo humedecido o la esponja para trabajar suavemente sobre la mancha, realizando movimientos circulares y evitando frotar con fuerza para no dañar el tejido. En algunos casos, las manchas pueden requerir un poco más de esfuerzo y la aplicación repetida de agua fría, pero la paciencia es clave. Evita utilizar productos agresivos que puedan deteriorar la tela o alterar sus colores naturales, optando siempre por un buen aclarado para eliminar restos de jabón.

Cuidar calzado de lino

4. Secado

Después de limpiar con un trapo húmedo, el secado es una etapa crucial en el cuidado de los zapatos de lino. Una vez limpios, rellénalos con papel de periódico para ayudar a absorber la humedad y mantener la forma del zapato. Déjalos secar al aire libre en un lugar bien ventilado, pero asegúrate de que no estén expuestos directamente al sol, ya que esto puede decolorarlos. Evita a toda costa usar secadores o radiadores, ya que el calor directo puede encoger o dañar el material.

5. Mantenimiento y cuidado

Para facilitar futuras limpiezas y proteger zapatos de lino, considera usar productos específicos de protección contra manchas y agua. Además, al almacenarlos, asegúrate de que estén en un lugar fresco y seco, preferiblemente en una bolsa de tela que permita que el material respire y evite la acumulación de polvo. Saber cómo guardar zapatos correctamente puede hacer una gran diferencia en la durabilidad y apariencia de los mismos.

Mantener el calzado infantil de tus hijos limpios y en buen estado no tiene por qué ser una tarea complicada. Siguiendo estos sencillos pasos, no solo asegurarás que luzcan como nuevos por más tiempo, sino que también estarás contribuyendo a su comodidad y salud, al evitar el desgaste y la acumulación de bacterias. Nos encantaría saber si tienes otros trucos o consejos sobre cómo cuidar el calzado de lino de tus pequeños. ¡Comparte tus experiencias con nosotros y ayuda a otras familias a mantener el calzado de sus hijos en las mejores condiciones!

Cómo enseñar a atar los cordones a tus hijos: consejos para aprender jugando

El aprendizaje durante la infancia es crucial, y combinarlo con diversión lo hace aún más efectivo. En este artículo, cómo enseñar a atar los cordones con métodos lúdicos, integrando el aprendizaje en juegos que no solo sean entretenidos sino también memorables. Abordaremos diversas técnicas creativas y divertidas para adquirir esta habilidad esencial en la infancia, asegurando que el proceso sea tanto educativo como placentero.

Cómo enseñar a atar los cordones a tus hijos: sigue estos consejos

Quizás ya no nos acordemos, pero aprender a atarse los cordones puede ser mucho más complicado de lo que creemos. Por eso, es importante que el trayecto de aprendizaje hasta conseguirlo esté lleno de buenos momentos de diversión.

1. Enseña paso a paso

Para que el pequeño de la casa pueda aprender hay una clave fundamental: tiene que verlo. Empaparse visualmente de lo que hay que hacer es una de las mejores maneras para que pueda aprender.

Lo primero es estar frente al niño para que nos pueda ver bien, y después hay que explicar paso a paso todo lo que vamos a hacer. No vale solo con enseñarlo de forma visual.

Debes hacer cada paso de forma lenta y clara para que él pueda ir siguiendo el proceso. Lo más importante es no agobiarse, puede que no lo entienda a la primera, pero con explicaciones y conceptos lo irás consiguiendo. Además, si quieres atraer su atención puedes hacerlo con canciones y así convertirlo en un juego.

2. Usa de herramientas de aprendizaje

Hay herramientas que se pueden usar para poder ir añadiéndolas al día a día y que el niño las acepte como algo normal que sucede en su rutina.

  • Tarjetas ilustrativas: Las tarjetas con dibujos que vayan explicando el paso a paso pueden ser una gran opción. Para que el niño se las quiera llevar a todos lados y las quiera ver una y otra vez puedes diseñarlas para que tengan a sus personajes favoritos en la historia.
  • Vídeos tutoriales: Ver a otros niños puede ser una buena manera de que ellos entiendan que es una tarea que pueden conseguir hacer. En Internet hay diferentes vídeos para que puedas escoger el que mejor se adapta al momento de aprendizaje en el que estáis.
  • Juguetes especiales: Hay juguetes interactivos que están diseñados para esta tarea en concreto. Como hemos dicho, si le gusta jugar con ellos en su día a día y lo ve como un rato divertido practicará mucho más.

3. Practica con objetos grandes antes de los zapatos

Hay objetos con los que puede practicar antes de llegar a los zapatos.

  • Tablas de cordones gigantes: Con una caja de pañuelos y un cordón puedes hacer un gran zapato en el que pueda practicar.
  • Cartulinas: Solo haciendo unos agujeros y colocando los cordones puedes conseguir que practiquen a diario en diferentes cartulinas de colores.

4. Apuesta por técnicas simples como «orejas de conejo»

¿Conoces la historia de «orejas de conejo»? Este tipo de técnicas se llevan utilizando muchos años con buenos resultados. Los pasos son sencillos, conócelos a continuación:

  1. Explícale que haga una cruz con los cordones.
  2. Luego, debe doblarlos de tal manera para poder descubrir las «dos orejas del conejito».
  3. Pero claro, el conejito no se quiere quedar fuera, quiere entrar en su madriguera. ¿Cómo lo hace? Debe dar la vuelta entre sí para poder entrar y pasar a la cueva por el «agujero».

5. Hazlo entretenido con juegos y canciones

Los juegos o las canciones para poder aprender algo un poco más complicado son una de las mejores alternativas. De hecho, hay muchas personas que aprenden de esta manera.

Por ejemplo, la historia del conejito tiene una rima perfecta que podéis practicar juntos e incluso hacerla en forma de canción. Es la siguiente: «Los cordones se sueltan si no los sabes atar. Te cuento un secretito y muy pronto aprenderás. Tomando las dos puntas una cruz has de formar. Pasa uno por la cueva y ahora lo estirarás. Observa, verás, se formó un nudo. Llévalo hasta abajo sin ningún apuro. Toma un cordón, forma una orejita. El otro lo abraza y se mete en la cuevita. Cuando ya estén las dos orejitas, con un nudo en el medio quedarán más bonitas».


6. Recuerda el refuerzo positivo

El refuerzo positivo es fundamental en el aprendizaje, hay que fomentarlo a diario. Además, la práctica regular hará que el niño entienda lo que es la constancia y que pueda valorar los resultados por su esfuerzo.

Para poder motivar al pequeño puedes dejar que él vaya controlando su avance poco a poco. También vete cambiando los métodos para que no se aburra y así podáis celebrar juntos cada paso al que consiga llegar.

Aprender de una forma lúdica y positiva es la mejor manera de hacerlo. Con estos métodos que hemos comentado el niño no se olvidará de la enseñanza que se le está dando. No lo dudes, enseña a tu pequeño la mejor forma posible para que aprender sea algo que quiera hacer por él mismo.

Además de esta guía, en Okaaspain también disponemos de una guía de tallas para niños para saber cómo medir el pie y encontrar el zapato adecuado.

¿Cómo limpiar el velcro de los zapatos para que vuelva a pegar?

Si buscas consejos sobre cómo limpiar velcro, has encontrado el artículo perfecto. Mantener limpio este tipo de cierre en el calzado infantil es esencial para prolongar su durabilidad y asegurar su funcionamiento óptimo. Aunque puede parecer un desafío, especialmente para los padres que lidian con la limpieza de los zapatos de sus hijos, existen métodos efectivos y rápidos. A continuación, detallaremos las mejores técnicas para limpiar el velcro sin invertir demasiado tiempo, facilitando así la tarea de cuidado del calzado.

Cómo limpiar el velcro paso a paso para que vuelva a pegar

¿Cuál es el aspecto más importante del velcro? Su adherencia, si la pierde el zapato puede volverse inseguro al no ir tan ajustado como debería. Para mantener esta cualidad del material perfecta, lo más importante es la limpieza. A continuación, te ofrecemos la mejor guía para la limpieza del velcro.

1. Retirar residuos grandes manualmente

Para poder eliminar los residuos más grandes la mejor manera es hacerlo de forma manual. Dependiendo de qué sea la suciedad podrás hacerlo con tus dedos sin ningún problema, o incluso con un palillo si ves que solo con las manos se hace un poco más tedioso. Atento a estos tips:

  • Para no dañar el material no pases el palillo con fuerza.
  • Ten cuidado de que el palillo no se rompa, si ves que está muy gastado es mejor que cojas otro y sigas con la tarea.
  • Si ves que hay algo que no se elimina de esta manera, utiliza otros métodos, pero no tires con fuerza.
Limpieza del velcro: consejos

2. Utilizar un peine de dientes finos o cepillo de uñas

Para la suciedad más pequeña, esa que cuesta mucho sacar con las manos, hay diferentes objetos que te van a ayudar y que puedes usar para dejar el calzado infantil como nuevo.

  • Peine de dientes finos: estos peines son uno de los mejores utensilios para poder limpiar el velcro. Puedes utilizar una lendrera para que quede perfecto. Como recomendación para no dañar el material, primero pasa la parte más ancha y, si aun así, no se queda limpio, utiliza la más estrecha.
  • Cepillos de uñas: para poder hacer la limpieza de forma un poco más rápida un cepillo de uñas es perfecto. Puedes pasarlo con fuerza sin miedo a dañar el material, ya que las cerdas tienen la suficiente elasticidad para no estropear la adherencia.

3. Limpiar con una solución de jabón suave

Si quieres utilizar jabón para dejar el velcro como nuevo, atento a estos consejos que te vamos a dar.

  1. Lo primero que tienes que hacer es mojar un cepillo, puede ser de dientes o de uñas, con agua caliente y aplicando un poco de jabón.
  2. Debes frotar con cuidado con el cepillo para poder eliminar el máximo de suciedad.

Eso sí, ten en cuenta que nunca debes aplicar directamente el agua y el jabón sobre el material. Eso puede estropearlo y dejarlo inservible.

4. Secado adecuado para el velcro

Si el calzado de tus pequeños se ha mojado hay formas de poder secarlo sin tener que estropear el material. Primero, ten en cuenta que no debes usar la secadora ni tampoco un secador manual. Esto puede hacer que la zona se caliente de más y cuando hayas acabado de eliminar toda la humedad ya no pegue como antes. ¿Cuáles son las mejores maneras de hacerlo?

  • Al aire libre: sin duda, la mejor manera de secar el velcro si dispones de tiempo es hacerlo al aire libre. Así, irá perdiendo la humedad poco a poco y quedará perfecto. Eso sí, ten en cuenta el tipo de día que hace, ya que si hay mucho viento podría ensuciarse al mismo tiempo que se seca.
  • Con toallas absorbentes: si hay mucha agua, puedes utilizar toallas absorbentes y tener un poco de paciencia. Irás eliminando el agua poco a poco hasta que veas que ya está seco y listo para volver a usar.

5. Consejos de mantenimiento regular

Si mantienes el velcro lo más limpio posible en el día a día será mucho más sencillo eliminar la suciedad cuando sea necesario. Siguiendo estos consejos será una tarea más fácil.

  • No los pegues a prendas de materiales como lana o borreguillo que puedan soltar pelusas que se peguen.
  • No los dejes en el exterior, el polvo puede ser uno de los peores enemigos del velcro.
  • Guárdalos en un lugar cerrado para que se mantengan aún más limpios.
  • No dejes pasar el momento de la limpieza, si lo haces a diario, será mucho más complicado que se acumule tanta suciedad que haga que no tenga adherencia.

El calzado con velcro es muy fácil de poner a los niños, pero mantenerlo limpio es fundamental si quieres que tenga una vida útil mucho más larga. Siguiendo estas recomendaciones no te resultará nada complicado conseguir el resultado que buscas con este material. Apunta estos consejos para no olvidarte de ellos y así, poderlos llevar a cabo.

Cómo guardar los zapatos para evitar la humedad: consejos prácticos

Saber cómo guardar los zapatos para evitar la humedad va a hacer que el calzado dure mucho más tiempo en mejores condiciones. ¿Qué le hace la humedad a los zapatos? Si no la evitas, empezarás a tener problemas como el mal olor, o la deformación de cada par de zapatos que tengas expuestos a este problema. Además, no solo eso, también hay materiales que se pueden ver muy deteriorados por culpa de la humedad, siendo imposible volver a dejarlos como nuevos.

Cómo debes guardar los zapatos para evitar la humedad

¿Hay alguna forma de guardar el calzado de los peques para que no se estropee con la humedad? Por supuesto, vamos a hablar a continuación de las formas en las que tienes que tratar los zapatos para evitar que se estropeen.

1. Elegir el lugar adecuado

Evitar lugares húmedos es el primer paso para conseguir que los zapatos estén en las mejores condiciones posibles. Debes evitar sitios como el baño o el sótano, que suelen ser mucho más húmedos y optar por áreas de tu hogar que estén ventiladas y siempre se mantengan secas. Si por lo que sea, tu casa es muy húmeda, ten en cuenta que puedes utilizar deshumidificadores para conseguir estancias secas.

2. Uso de absorbentes de humedad

Productos como el gel de sílice o el bicarbonato de sodio te pueden ayudar a absorber la humedad de tu zapatero. Pero también hay opciones caseras como colocar bolsas rellenas de arroz o bolsas de té. Para saber cada cuánto cambiar estos productos debes tener en cuenta el grado de humedad que hay en la estancia, normalmente suelen durar de 2 a 8 semanas. Pero si solo lo pones por prevención pueden llegar a durar meses.

3. Limpieza y secado antes de guardar

Es fundamental no guardar nunca los zapatos de los niños mojados, si lo haces, puede que la próxima vez que los vayas a coger estén totalmente estropeados. Para poder secarlos puedes optar por dejarlos al aire y que se sequen solos u ofrecerles un poco de ayuda extra. Si tienen mucha agua, lo primero es eliminar el exceso con una toalla, después puedes optar por usar un secador a potencia muy baja y desde una distancia prudencial ir secándolos. Evita siempre guardar zapatos mojados o que estén sucios, es importante en estas prendas actuar con rapidez para no estropearlas. También hay ocasiones en las que se debe llevar a cabo una limpieza específica, en especial en calzado para niños, como por ejemplo eliminar plastilina y pintura.



4. Mantener una buena circulación de aire

Los zapateros cerrados pueden ser una mala idea en casas que sean muy húmedas. Puedes optar por organizadores o estanterías que estén totalmente abiertas. Además, podrás decorarlas como más te guste para que no destaquen sobre el resto de mobiliario de tu hogar. Hoy en día hay alternativas muy modernas y de diferentes estilos.

Además, debes tener en cuenta intentar alternar el uso de zapatos. ¿Por qué no deberías ponerte siempre los mismos? Porque así, conseguirás que se aireen por completo antes de volver a utilizarlos.

5. Tratamientos preventivos

Si vives en una zona en la que haya una humedad muy alta, también puede ser interesante utilizar otro tipo de productos como, por ejemplo, sprays antihumedad. Estos se deben aplicar a 20 centímetros del zapato y con la cantidad justa, pues pasarse sería un problema y podría dañar el material. Debes tener en cuenta que no solo tendrás que aplicarlos una única vez, sino que, cuando veas que los zapatos lo vuelven a necesitar, debes volver a echarlo. La frecuencia dependerá de la humedad y de lo que se puedan mojar.

6. Uso de calzadores y hormas

Las hormas son un accesorio perfecto para que los zapatos no pierdan la forma nunca. Además, no te olvides de utilizar calzadores, pues gracias a ellos no forzarás el material ni harás que se estire de más. Lo mejor es contar con este tipo de productos en tu hogar, porque cuando te acostumbres a usarlos no querrás dejarlos nunca más.

Si buscas el material perfecto, hay diferentes opciones. Puedes elegirlos de madera o de plástico. Ambos son resistentes y duraderos.

7. Revisión y mantenimiento periódico

Aunque pueda parecer algo obvio, debes revisar de forma habitual el estado de los zapatos. Sobre todo en las épocas en las que no te los pongas, ya que puede ser que si no lo haces no detectes que hay un problema de humedad que debes solucionar. Si ves que tienen pequeñas manchas o que las etiquetas o cordones tienen un color extraño, debes eliminar la humedad del lugar para que no se sigan estropeando.

Si se va a utilizar un calzado durante mucho tiempo, debes limpiarlo bien y guardarlo de forma que se pueda conservar perfecto. Por ejemplo, en una bolsa sin humedad.

Como puedes ver, es fundamental conocer los aspectos clave para poder saber guardar los zapatos a salvo de la tan temida y peligrosa humedad. Con estos consejos, conservarás en mejores condiciones los zapatos de tus peques durante más tiempo.

Eliminar plastilina y pintura en zapatos: ¡guía de emergencia para padres!

Sabemos lo frustrante que puede ser ver aparecer plastilina y pintura en los zapatos de los más pequeños de la casa. Los niños juegan con diferentes elementos que pueden manchar pero, no te preocupes, porque aquí estamos para ayudarte a salvar sus queridos zapatos (y tu cartera). En esta guía de rescate, te explicaremos de manera sencilla cómo deshacerte de esas manchas fastidiosas. Sigue nuestros consejos paso a paso, ¡y verás cómo esos zapatos vuelven a lucir como nuevos!


Plastilina y pintura en zapatos: ¿cómo eliminarlas?

En otras ocasiones ya hemos hablado de la limpieza de zapatos según el tipo de tejido, por ejemplo cómo limpiar zapatillas blancas de lona o cómo limpiar zapatos de serraje. Pero cuando la plastilina o la pintura cae sobre el calzado, es mejor seguir esta serie de pasos: 

Eliminar la plastilina en los zapatos: sigue estos pasos

La plastilina quizás es uno de los artículos de manualidades más complicados de limpiar si no tienes claro cómo hacerlo. Debido a su pegajosidad y textura, su aspecto puede empeorar si no la limpias de manera correcta y quedar para siempre en el tejido del calzado.

  • Deja que la plastilina se endurezca: La plastilina fresca se limpia mucho peor que cuando está fría. Por eso, debes ser paciente para que resulte más sencillo eliminarla de la superficie de los zapatos. Sabrás que es el momento cuando la toques y ya no se te pegue en los dedos. Tiene que estar dura.
  • Raspa la plastilina con cuidado: Es importante la elección del utensilio para raspar. Te recomendamos que sea una herramienta plana, para que resulte más fácil; y no abrasiva, para evitar dañar el calzado.
  • Ablanda la plastilina restante: Para seguir con la limpieza, coge un paño limpio y, con una plancha a baja temperatura, aplica un poco de calor. La plastifica se volverá maleable y lo que quede será más sencillo de eliminar.
  • Limpia los restos de plastilina: Por último, lo mejor que puedes hacer es lavar o limpiar el calzado. Pero ten cuidado y hazlo en función del material. No será igual un zapato de serraje que uno de piel.

Eliminar la pintura en los zapatos: sigue estos pasos

Cuando vemos manchas de pintura, nuestro primer pensamiento puede ser que ese calzado ya está perdido y lo más sencillo sería deshacernos de él. Pero nada más alejado de la realidad. Aplica estas recomendaciones para eliminar la pintura sobrante.


  • Actúa rápido: Con la pintura, el tiempo que tardes en limpiar es lo que va a marcar si las manchas desaparecen por completo o no. Cuanto más tardes, más se seca y más complicado o imposible será eliminarla. En el momento en el que veas la mancha, empieza a actuar para tener posibilidades.
  • Retira el exceso de pintura: Para empezar, coge una toalla de papel o un paño limpio y seca todo lo que puedas para eliminar la pintura que aún esté líquida y que se pueda absorber de forma rápida y fácil. Eso sí, no frotes para que no se meta dentro del calzado.
  • Enjuaga con agua fría: El agua fría se convertirá en tu gran aliada en esta tarea de limpieza. Moja bien toda la parte del calzado que esté manchada para que se ablande aún más la pintura. Si son zapatos que se pueden lavar de forma industrial, añade un poco de detergente.
  • Aplica un disolvente suave: ¿Aún no se ha eliminado por completo? Entonces, has de actuar de una manera un poco más drástica, aplicando acetona o un poco de alcohol. No hagas nunca esto directamente sobre el calzado. Hazlo con un paño mojado
  • Repite si es necesario: Si ves que lo anterior no ha funcionado y aún quedan manchas de pintura, el mejor consejo que te podemos dar es que repitas todo el proceso para intentar eliminarlas por segunda vez.
  • Limpia los zapatos: Ten en cuenta el material para lavarlos o limpiarlos de modo adecuado y retirar todos los restos de pintura que puedan quedar en ellos. Por ejemplo, las zapatillas de lona no se limpian igual que las botas. Dependiendo de la superficie, tendrás que actuar de una manera u otra.

Eliminar plastilina y pintura de los zapatos de tus hijos es totalmente factible si actúas con rapidez y sigues los pasos que hemos compartido en este artículo. Con los consejos adecuados y un manejo cuidadoso de los productos, sus zapatos pueden recuperar su aspecto original, como si nunca hubiera ocurrido nada.

No olvides guardar esta guía a mano para estar preparado cuando la plastilina pegajosa o la pintura molesta hagan de las suyas en los zapatos de tus pequeños. Así, siempre sabrás qué hacer para limpiar los zapatos y evitar tener que desecharlos. ¡Mantén sus zapatos en perfectas condiciones y listos para la próxima aventura de juego!

Cómo limpiar zapatillas blancas de lona: trucos infalibles

Los zapatos de tela blancos son preciosos, pero si no sabemos cómo limpiar zapatillas blancas de lona corremos el riesgo de que muy pronto se vean manchados y pierdan su aspecto original. No te preocupes, con nuestros consejos podrás usarlos sin miedo y los pequeños de la casa podrán presumir de nuestras zapatillas Okaa aunque después de divertirse estén llenas de manchas.

Cómo limpiar zapatillas blancas de lona sin dañarlas

Te proponemos dos maneras: a mano o a máquina. Pero es importante hacerlo de forma correcta para que no pierdan la forma y te duren el máximo tiempo posible.

cómo limpiar zapatillas blancas de lona

En la lavadora

Meterlas en la lavadora es la manera más fácil y se limpiarán bien, pero ten en cuenta que tanto la tela interior como exterior se desgastará antes, así como los remaches de los cordones, el forro interior, etc. Incluso hay algunas zapatillas de goma cuyos pegamentos no están pensados para las temperaturas, detergentes y movimientos de la lavadora.

Así que nuestra recomendación, si vas a lavarlas así, es meterlas en una bolsa de tela para ropa delicada en la lavadora y usar el programa más corto y con agua fría. Este último consejo es para que no encojan, algo que ocurriría al lavarlas con agua caliente.

Tampoco recomendamos lavarlas junto con cualquier prenda u otros zapatos de color, ya que puede desteñir rápidamente y se perdería la bonita blancura de las zapatillas.

Los cordones sí puedes lavarlos bien en la lavadora. Una buena opción sería lavar los cordones a máquina y el resto de las zapatillas a mano, como te indicamos a continuación.

Limpieza a mano

¿Están muy sucias o solo quieres quitar la suciedad común por el uso? ¿Quieres limpiar solamente la parte de las suelas? Te indicamos soluciones para diferentes problemas de manchas en las zapatillas de lona blancas.

consejos para limpiar zapatillas de lona

Los cordones

Te recomendamos quitar los cordones: puedes lavarlos a máquina o a mano, dejándolos previamente en remojo en un cubo de agua y jabón o detergente para lavar ropa a mano. 

Quitar la suciedad superficial

En cuanto al resto de la zapatilla, quita primero la suciedad superficial, como polvo, arena o barro con un cepillo de dientes viejo. También puedes ayudar a que pierdan esta suciedad sacudiéndolas y limpiando las suelas con un paño humedecido. Luego te daremos un truco si las suelas están especialmente sucias.

Aunque su color sea blanco, ten en cuenta que no es el color natural de la tela. Para que no pierdan su brillo original, es decir, destiñan, antes de que las limpies por primera vez puedes ponerlas a remojo en agua con sal, como mucho durante 20 o 30 minutos.

¿Qué jabón utilizar?

Mezcla aproximadamente dos vasos de agua, una cucharada de jabón neutro y una cucharadita de bicarbonato. Con el mismo cepillo, frota la lona, insistiendo en las manchas con movimientos circulares. De forma alternativa, puedes usar un poco de jabón de Marsella.

cómo lavar zapatillas de lona

Aclarado 

Para aclararlas (quitar los restos de jabón y suciedad) usa un paño húmedo. Si lo crees necesario, puedes volver a repetir el proceso. Por último, pásales un paño seco. Quitarás los últimos restos de jabón y suciedad, y ayudarás a que se sequen antes.

Secado

Para secar las zapatillas, pon papel de periódico o similar dentro de las zapatillas. Esto permite que no pierdan la forma y que se sequen bien por dentro. Déjalas en un lugar bien ventilado, pero no bajo la luz directa del sol, ya que este amarillea las suelas, lo que puede crear un desagradable contraste con la lona blanca.

cómo eliminar suciedad zapatillas de lona

Alternativa casera: bicarbonato y vinagre

¿Hay manchas que no has logrado quitar con este método? Otra forma de limpiar unas zapatillas blancas de tela es mezclar bicarbonato de sodio y vinagre, y aplicarlo frotando suavemente con un cepillo de dientes.

Verás que al mezclarlos se produce una reacción con mucha efervescencia, pero no te preocupes, puedes aplicar la mezcla igual. Después, acláralas con un paño húmedo, como en el otro procedimiento que te hemos explicado. Si han quedado un poco amarillentas por el vinagre, insiste con el paño o incluso puedes ponerlas bajo un chorro de agua tibia. Déjalas secar como en el caso anterior, en un lugar ventilado, a la sombra y con papel dentro.

cómo quitar manchas en zapatillas de lona

Limpieza de las suelas

Si te interesa limpiar solo la parte de las suelas, podrás quitar las manchas con pasta de dientes. Aplica un poco en las zonas que te interesan y retírala frotando con un cepillo o esponja.

Si el problema no es que las suelas estén sucias, sino amarillentas, límpialas también con pasta de dientes y, a continuación, pon un poco de vinagre en la suela. Recuerda no dejarlas nunca al sol, ya que eso es lo que hace que se pongan amarillentas.

Esperamos que, con nuestros consejos, tus zapatillas blancas de lona Okaa se vean como el primer día durante mucho tiempo. ¡Merece la pena apostar por un calzado de calidad que a los niños les encantará llevar y les acompañará en todas sus aventuras!

Cómo limpiar tus botas australianas

Si quieres limpiar tus botas australianas o, simplemente, mantenerlas como el primer día, frente a agentes externos como pueden ser la lluvia o la suciedad, en nuestro post de hoy, te damos los mejores consejos para conservarlas en perfecto estado.

1. Cepilla la superficie exterior

Para que el proceso de limpieza culmine con éxito, lo primero que debes hacer es cepillar toda la superficie exterior de tus botas con un cepillo adecuado. De esta manera, estaremos eliminando todo resto de suciedad, residuos o polvo que hubieran podido quedar adheridos al exterior de nuestras botas.

2. Utiliza un paño húmedo

El siguiente paso tras cepillar las botas, será humedecer ligeramente con agua un trapo o un paño limpio. Es muy importante que el paño esté bien escurrido antes de pasarlo por las botas, ya que un exceso de agua o humedad o colocarlas bajo un chorro de agua fría del grifo podría dañarlas.

Una vez escurrido, ve pasando el trapo húmedo con movimientos circulares por la parte exterior de las botas con mucha suavidad y sin presionar demasiado ya que no será suficiente, y como dijimos anteriormente, puede llegar a ser contraproducente.

3. Agua y jabón líquido

En este punto, dispones de dos opciones para continuar con la limpieza de tus botas safari. Por un lado, puedes comprar un limpiador específico para este tipo de calzado, o, por otro, puedes elaborar un limpiador casero, con agua, un poco de jabón líquido y un chorrito de amoniaco.

A pesar de que ambas opciones son válidas, nuestra recomendación es que humedezcas un cepillo de cerdas suaves en el producto de limpieza adquirido y frotes de manera suave sobre las botas con movimientos circulares, de nuevo sin ejercer demasiada presión.

En este paso es importante que no dejes ningún hueco de la bota sin limpiar para que no se vean contrastes al terminar.

4. Rellena el interior de las botas

Tan importante como los anteriores, este paso es esencial para mantener intacta la forma de tus botas australianas. Rellena con bolas de papel de periódico, por ejemplo, el interior de tus botas para evitar su deformación durante el secado.

Deja que se sequen en un lugar seco, a refugio de posibles humedades y donde las botas no se expongan a la luz solar de manera directa, hasta que estén completamente secas. Cuando compruebes que están totalmente secas, vuelve a cepillarlas suavemente.

5. Utiliza un Spray Protector

Finalizados los pasos anteriores, para proteger tus botas de cara a nuevos usos, lo más recomendable es que uses un spray protector sobre la parte externa de las botas, evitando así que se ensucien con tanta facilidad cuando las uses.

Tras aplicarlo, tan solo tienes que esperar a que tus botas se sequen y estarán impecables y listas para usar.

Como último consejo, te recomendamos no incluir tus botas nunca dentro de la lavadora ni la secadora, ya que podrías dañarlas mientras se lavan.

También puedes consultar en nuestro blog cómo limpiar tus botas safari o cómo limpiar tus deportivas blancas

Cómo limpiar las botas safari

Las botas safari o pisacacas son un calzado muy versátil y cómodo para el día a día y fines de semana.

Sin embargo, este tipo de zapatos necesitan un cuidado para mantenerse como el primer día a pesar de la resistencia y calidad de los materiales de los pisamierdas que disponemos en Okaa. Por ello, en nuestro post te vamos a dar los mejores consejos para limpiar tus botas safari fabricadas en España de OkaaSpain.

Compra los utensilios de limpieza adecuados para limpiar tus pisacacas

Para mantener tus botas safari en perfectas condiciones, lo primero que debes hacer es comprar un cepillo de limpieza especial, que contenga cerdas blancas por un lado, y gordas por el otro. Aprovecha este cepillo para limpiar tu calzado con frecuencia, de esta manera evitarás que el serraje acumule polvo y suciedad.

Limpia las manchas que se acumulen

Si tienes algún tipo de mancha de grasa en tus pisamierdas, no te apures, simplemente aplica un poco de polvos de talco sobre la mancha, déjalo reposar y cepilla para devolver a su estado natural a las botas.

No obstante, existen sprays impermeabilizadores que previenen este tipo de imprevistos en nuestro calzado.

Para otro tipo de manchas, en este caso lo mejor será disolver unas gotas de amoníaco o incluso detergente de lavavajillas con un poco de agua para a continuación frotar con un trapo o una esponja en la zona manchada.

Tras su uso, déjalas respirar

Tras haber utilizado tus botas safari, lo mejor es que las dejes respirar. Si se han mojado, simplemente pon papel de periódico por dentro para que absorban bien esa humedad y déjalas secar.

Guárdalas de manera adecuada

Una vez llegues a casa y te quites tus botas, la mejor opción sería que las guardaras en una bolsa de tela de algodón, de esta manera estarán a salvo de cualquier otro factor externo como el polvo.

Esperamos que te hayan servido de mucha ayuda nuestros consejos para limpiar tus botas safari. En nuestro blog también puedes encontrar cómo limpiar las botas con pelo y cómo limpiar las deportivas blancas de los niños

CÓMO LIMPIAR ZAPATOS DE CHAROL DE MANERA FÁCIL

Si quieres saber cómo limpiar zapatos de charol de forma fácil y rápida, en OKAA vamos a darte los mejores consejos para conseguir un brillo espectacular. Los zapatos de charol son un clásico del calzado infantil, versátiles y atemporales que pueden lucir tus peques tanto en invierno como en verano.

Para que los zapatos de charol duren toda la vida como recién comprados, es necesario conocer cómo se deben limpiar con algunos tips de limpieza muy sencillos. 

El charol es un material precioso, brillante y elegante que combina con cualquier tipo de prenda. Además, en OKAA ofrecemos siempre el mejor calzado infantil, con zapatos de calidad que destacan por su comodidad y los modelos más actualizados.

En nuestra tienda online disponemos de diferentes tipos de zapatos de charol, tanto en botas, botines, sandalias, merceditas ¡y muchos más! Con ellos, podrás crear el conjunto perfecto donde la distinción y la calidad destacarán.

Sin embargo, para conseguir mantener ese brillo intenso que destaca del charol es necesario darles un repaso, sobre todo cuando hablamos de calzado para niños. Sabemos que los peques de la casa no paran y todos nuestros zapatos están pensados para aguantar su ritmo sin causarles ningún daño, siendo resistentes y aportándoles el confort que ellos necesitan.

CONSEJOS PARA LIMPIAR LOS ZAPATOS DE CHAROL

Los arañazos, rozaduras, manchas y polvo pueden ser algunos de los culpables de que los zapatos de charol pierdan su brillo característico y, es inevitable, que los niños eviten este tipo de factores.

Para garantizar su durabilidad y que tu hijo o hija pueda jugar y divertirse con ellos sin preocupaciones, la limpieza en los zapatos de charol es algo fundamental e importante. Sin embargo, eso no significa que sea tediosa o necesite un mantenimiento excesivo.

En OKAA os vamos a mostrar los mejores tips para limpiar los zapatos de charol de manera fácil.

Existen muchas maneras de limpiar los zapatos de charol, sin embargo, existe una limpieza clásica que no puede faltar nunca, así que, ¡allá vamos!

En primer lugar, es necesario conocer qué necesitas para limpiar los zapatos de charol. Puedes utilizar un cepillo de cerdas con dureza media o suave para retirar el polvo que se acumule en ellos.

Del mismo modo, podrás usar paños de algodón, un material que seguramente tengas en el hogar. Con él, podrás eliminar las manchas con ayuda de un poco de agua. El último elemento que necesitas es un jabón neutro con el fin de realizar una limpieza profunda.

Una vez que ya conoces todo lo que necesitas para limpiar los zapatos de charol vamos a ver qué pasos debes seguir para la correcta limpieza.

CÓMO LIMPIAR LOS ZAPATOS DECHAROL PASO A PASO

Todos sabemos que los niños no paran y, muy probablemente los zapatos de charol estén llenos de polvo al finalizar el día, por lo tanto:

  1.  El primer paso para limpiar los zapatos de charol es retirar y eliminar cualquier resto de suciedad o de polvo, sin aplicación de producto. Para realizar este paso, como hemos comentado anteriormente, podrás utilizar un cepillo de dientes con dureza media o suave o un paño de algodón humedecido.
  1. Cuando se haya retirado todo el polvo, procederemos a utilizar agua y jabón neutro.
  1. Tras tener el zapato seco y haber eliminado todo el jabón de él, el último paso se centra en el uso de un limpiador específico para este material.

Como hemos comentado, este material puede durar toda la vida con el correcto cuidado, sin embargo, si no se realiza una buena limpieza tienden a deteriorarse y perder su brillo.

Existen infinidad de marcas que tienen limpiadores para zapatos de charol y podrás encontrarlos en cualquier supermercado. Con este producto tan sólo debes aplicarlo en el calzado y frotar poco a poco con un paño de algodón.

Con estos pasos, conseguirás unos zapatos de charol intactos como recién comprados, garantizando siempre su brillo. Además, si quieres aún más brillo, os vamos a dar un truquito casero para conseguirlo. Al zapato de charol podrás echarle crema hidratante o un poco de limpiacristales y, de esta forma, su brillo será mucho más intenso.

CÓMO CONSERVAR LOS ZAPATOS DE CHAROL PARA TODA LA VIDA

Los zapatos de charol destacan por su elegancia, sin embargo, son más delicados que otro tipo de materiales como la lona. Debido a esto, su limpieza se debe realizar siempre que tu peque los use y el sitio donde estén guardados también es muy importante para que te duren toda la vida.

La forma que tengas de almacenarlos es fundamental. Es recomendable protegerlos dentro de una bolsa de plástico para evitar rozaduras con otro tipo de calzados

Los zapatos de charol no son compatibles con la humedad, por lo cual, no es recomendable usarlo en días lluviosos, ya que podría aparecer moho en ellos. Además, los zapatos de charol tienen tendencia a presentar ciertas grietas en donde el pie se dobla al caminar. Para evitar y disminuir estas marcas, es muy recomendable utilizar aceite vegetal.

Sigue todos estos consejos y podrás disfrutar de los zapatos de charol mucho más tiempo con un brillo intenso que parecerán nuevos.

COMPRAR ZAPATOS DE CHAROL ONLINE

En OKAA disponemos de la mejor colección de zapatos de charol online, donde podrás elegir entre diferentes colores y modelos que destacan por su calidad y elegancia.

Los zapatos de charol son un calzado infantil que nunca pasa de moda, muy recurrido y versátil. En nuestra web podrás disfrutar de ellos al mejor precio y una amplia variedad de tallas para elegir la más adecuada para tu hijo o hija.

Con los consejos que te hemos dado sobre cómo limpiar los zapatos de charol de forma fácil podrás disfrutar de ellos durante mucho tiempo y vestir a tu hijo para ocasiones especiales con el mejor calzado del mercado.

En OKAA somos especialistas en calzado infantil a buen precio para que puedas elegir uno, dos, ¡o los pares que tú quieras!

Combina nuestros zapatos de charol con faldas, pantalones de traje, vestidos e incluso vaqueros, combinan con todo y tus hijos siempre irán arreglados gracias a este tipo de calzado.

Teniendo en cuenta todos los consejos que os hemos dado para limpiar los zapatos de charol, estamos seguros de que se convertirá en tu calzado favorito. ¡No te pierdas toda nuestra colección!